Viru+: Alonso y Toyota, 24 horas para soñar (y que, ojalá, nadie les despierten)
15 jun 2018  
@Toyota_Hybrid
@Toyota_Hybrid

Hace cuatro años Fernando Alonso dio el banderazo de salida de las 24 Horas de Le Mans, mañana sábado se enfrentará como debutante a la larga y siempre imprevisible carrera defendiendo los colores de Toyota. La marca japonesa parte, a priori, como la favorita para llevarse de una vez por todas la mítica prueba de resistencia. Dos coches, seis pilotos y un día para conseguir la gloria y deshacerse de los fantasmas y la mala suerte que les ha acompañado durante las últimas temporadas. Sobretodo aquel 2016 cuando ya acaricibian el trofeo de ganador pero el TS050 Hybrid número 5 conducido por Kazuki Nakajima se quedó sin potencia a falta de cinco minutos.

“¡La lucha no ha terminado!”, escribió en carta el presidente y CEO de la firma nipona, Akio Toyoda, desde el país del Sol Naciente tras aquella desolación. Este fin de semana batallarán para añadir por primera vez en la historia de Le Mans su nombre junto al único fabricante japonés que lo ha inscrito, Mazda. Fue con el 787B en 1991 con Volker Weidler, Johnny Herbert y Bertrand Gachot al volante.

El asturiano tiene dos bolas de partido para lograr subir un peldaño más que le acerque a esa tan ansiada Triple Corona. Los nipones no pueden permitirse que le rompan más el servicio. Quieren que la pesadilla se torne en un sueño dulce que les dejen sonreír a las tres de la tarde del domingo 17 de junio. No lo tendrán fácil pero en 24 horas pasan muchas cosas, esperemos que apenas tengan contratiempos y la buena suerte esté con ellos todo el tiempo.

El último japonés en saborear la victoria absoluta en el circuito de La Sarthe fue Seiji Ara en 2004 con Audi y formando trío con Tom Kristensen y Rinaldo Capello. La pista gala le debe una a Nakajima, el que consiguió el jueves por la noche la vuelta rápida con el coche 8. El compañero del bicampeón de F1 y Sébastien Buemi será con casi total seguridad el que realice el último relevo en la carrera. Según Pascal Vasselon, el máximo mandatario del conjunto con sede en Colonia, Toyota quiere que cruce la meta un piloto japonés. Tienen dos en cada uno de los LMP1 y Kazuki se merece celebrar aquella victoria que le fue privada hace un par de años por un fallo tonto y muy doloroso.

Parafraseando a Antonio Lobato durante la retransmisión del Gran Premio de Brasil de Formula 1 2005, que tanto Alonso y Toyota sueñen y que nadie, absolutamente nadie, les despierten. Ojalá sea así.

Jonatan Montero → http://www.twitter.com/JoMo_79

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Normas de participación
No necesitas estar registrado para comentar las noticias, pero tu mensaje puede tardar un poco en ser validado.
El tono de tu comentario debe ser respetuoso. No se admitirán insultos, descalificaciones, faltas de respeto, comentarios sexistas o racistas ni contenidos publicitarios. No abuses de mayúsculas o abreviaturas.
El objeto de lo que escribas será comentar la noticia, no de lo que dicen el resto de usuarios. Si no estás de acuerdo, razona porqué crees que se equivocan.
Los administradores podrán eliminar aportaciones que no cumplan estas reglas