Viru+: Una foto, algo de morro y mucha discordia
20 may 2018  
© Jonatan Montero
© Jonatan Montero

Una publicación en las redes sociales está sometida a la vista de cientos, miles, millones de personas en todo el mundo. Pasan por muchas manos y en algunos casos, bastantes, acaban en manos equivocadas. Aprovechando el anonimato que proporciona estas RRSS pueden y, de hecho, lo hacen tergiversar esa información o adueñarse, directamente, de ella. El pasado jueves 10 de mayo lo comprobé en mis carnes. No soy el primero, pero tampoco seré el ultImo.

El nuevo alerón del equipo McLaren levantó una gran expectación durante las jornadas previas al inicio del Gran Premio de España de F1. No salió ninguna imagen en ningún medio de comunicación, solo había rumores de que iba a ser espectacular. Así lo fue. Ese mencionado jueves fotógrafos profesionales y amateurs estábamos apostados enfrente del box de la escudería inglesa esperando ver ese novedoso apéndice aerodinámico. Tardó en salir. Pasadas las seis y media de la tarde, hora que la visita al pitlane se cerraba para nosotros, los aficionados. Con mi cámara capté una imagen frontal de la nueva nariz. Tras hacerla subí la mejor foto que hice a mi cuenta de Twitter. Estampé mi alias en ella, para dar constancia de que esa imagen era y es mía. Pero algunas de esas manos equivocadas, que pululan tanto en la red del pajarito azul, creyeron que no era de nadie, que se le podrían atribuir como suya. Y en efecto, se la atribuyeron. No respetaron la total integridad de la fotografía, vulneraron su estado. Y, además, algunos con algo de morro utilizaron el famoso programa de edición gráfico Adobe Photoshop para enmascarar mi firma. No me gustó nada esas viles artes y así se lo hice saber a quiénes publicaron en su nombre mi imagen.

Reconozco que hubo malos modos, malas palabras y acusaciones precipitadas pero todo esto se pudo llegado a evitar si aquellos amigos de lo ajeno hubieran seguido estas pautas:

  • Primero, no haber alterado el estado original de la fotografía;
  • Segundo, haberme pedido permiso por privado para la publicación, como hizo el diario Heraldo de Aragón cuando me pidieron una foto del Toyota TS050 LMP1 cuando algunos equipos del WEC estuvieron haciendo unos días de test en el circuito alcañizano de MotorLand. Les hubiera remitido por correo electrónico la original, sin firma;
  • Tercero, citar la fuente original y en caso de desconocerla no haber publicado la imagen. 

Horas después de esta discordia, mucha por cierto, recibí las disculpas apropiadas y justas de periodistas como Cristóbal Rosaleny, comentarista de Movistar F1 y uno de los máximos responsables junto a Antonio Lobato de la web Soy Motor. Las acepté. 

Esa noche, la del jueves al viernes, dormí mal. Me dieron ganas al día siguiente de volver a meter la ropa en la maleta, largarme del hotel para irme a casa y olvidarme de la carrera. No lo hice, claro.

Esto, de hacer fotografías, no lo hago de manera remunerada sino por hobby, afición. Esos largos treinta minutos que estuve delante del garaje del conjunto de Woking los podría haber empleado en hacer otras cosas, en moverme por otros garajes pero la noticia estaba allí. Delante de los monoplazas de Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne. Fue un mal trago pero espero no volver a repetir esa desagradable situación más.

Jonatan Montero → http://www.twitter.com/JoMo_79

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Normas de participación
No necesitas estar registrado para comentar las noticias, pero tu mensaje puede tardar un poco en ser validado.
El tono de tu comentario debe ser respetuoso. No se admitirán insultos, descalificaciones, faltas de respeto, comentarios sexistas o racistas ni contenidos publicitarios. No abuses de mayúsculas o abreviaturas.
El objeto de lo que escribas será comentar la noticia, no de lo que dicen el resto de usuarios. Si no estás de acuerdo, razona porqué crees que se equivocan.
Los administradores podrán eliminar aportaciones que no cumplan estas reglas