Viru+: Si sonríes con la curvas de los circuitos, ¿cuál es tu tramo favorito?
14 dic 2017  
© Nürburgring
© Nürburgring

La línea recta no es divertida. El genio que acuñó esta frase tuvo toda la razón. Es aburrida, sosa, monótona como una ensalada sin aderezo. Para hacerlas más entretenidas pusieron curvas. Grandes, pequeñas, de doble o triple radio… diversos tamaños para que el viaje por carretera sea mucho más animado. En un circuito es parecido pero a mayor velocidad y soportando fuerzas G superiores a la que experimenta un automóvil.

Los pilotos de F1 pasaron 1202 veces por las 332 curvas de los veinte circuitos del Mundial en carrera esta temporada. Bueno, no todos. Algunos se quedaron con las ganas de acabarlas por culpa de retiradas prematuras y accidentes ocasionales.

La mayoría de estos virajes forman parte de la historia del automovilismo y han vivido momentos únicos. La legendaria Eau Rouge de Spa; las enlazadas de Maggots, Becketts, Chapel de Silverstone; las eses y la 130R de Suzuka; Santa Devota, Loews, Rascasse de Mónaco; la parabólica de Monza; etcétera. Muchos de nosotros nos habremos emocionado viendo -por la tele, huelga decir, y los más afortunados in situ- los monoplazas pasar por ahí. Habernos levantado de nuestros asientos al ver ciertos adelantamientos como el de Alonso a Schumacher en la mencionada 130R del trazado japonés durante el Gran Premio del 2005. Haber sonreído. Habernos divertido. Cada uno tendremos nuestra escena favorita pero ¿cuál es tu tramo preferido? Dínoslo.

Este artículo está abierto a cualquier modalidad deportiva, ya sean de dos o cuatro ruedas. No debe de ser expresamente pistas donde se dispute la Formula 1 también pueden ser de MotoGP, DTM, mundial de turismos y GT, Superbikes… todas. Incluso las que ya han desaparecido.

Un servidor da el banderazo de salida, al estilo Le Mans, y escoge el suyo. Amado y temido a partes iguales el famoso anillo norte de Nürburgring me enamoró todavía más en 2013, el año que por fin pude conocerlo en persona. Si pudiera elegiría sus 20.832 metros pero solo me quedo con dos kilómetros. Aunque los otros dieciocho no tienen desperdicio alguno. Saliendo de la archiconocida curva peraltada de Caracciola Karussell y pasado el cartel de los 14 km se encuentra el sector Hohe Acht, donde se halla el punto más alto del Infierno Verde. Tras una sucesión de virajes a izquierdas y derechas y pasar la cima del Grüne Hölle te encaminas en descenso por la zona de Hedwigshöhe. Llegas a una chicane, que te la tienes que comer todo lo posible, y sigues bajando por esta particular montaña rusa asfaltada. Dejado atrás el kilómetro 15 continuas por las secciones donde muchos aficionados aprovechan para grabar el paso de los vehículos en las llamadas vueltas de turista (Touristenfahrten) y captar algún que otro accidente como es la de Wippermann y la de Brünnchen, donde finaliza mi tramo predilecto del Nordschleife en el kilómetro dieciséis.

Ahora es tu turno. Te escucho atentamente con una sonrisa bien amplia en mi cara.

Jonatan Montero → http://www.twitter.com/JoMo_79

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Normas de participación
No necesitas estar registrado para comentar las noticias, pero tu mensaje puede tardar un poco en ser validado.
El tono de tu comentario debe ser respetuoso. No se admitirán insultos, descalificaciones, faltas de respeto, comentarios sexistas o racistas ni contenidos publicitarios. No abuses de mayúsculas o abreviaturas.
El objeto de lo que escribas será comentar la noticia, no de lo que dicen el resto de usuarios. Si no estás de acuerdo, razona porqué crees que se equivocan.
Los administradores podrán eliminar aportaciones que no cumplan estas reglas