Viru+: Pilotar midiendo casi dos metros, un pequeño inconveniente
6 dic 2017  
© IAAF Diamond League
© IAAF Diamond League

ADN. Tres letras. Abreviatura de un nombre casi impronunciable que determina como eres físicamente ya que contiene tu código genético. Algo que no se elige. Te toca. Y es único. No puedes cambiarlo como si puedes hacer con una camiseta porque no te guste el color. Tienes que convivir con él el resto de tu vida. Entre diferentes rasgos heredados de tus padres están cuanto mides. Si tus progenitores son altos con total seguridad tú también lo eres y, por el contrario, si son bajos tu también. Pero como no es una ciencia exacta a veces se equivoca y sale al revés.

La altura media ha ido aumentando a lo largo del tiempo en consonancia con la mejora de la calidad de vida. Actualmente en España el promedio está en 176 centímetros en el sector masculino y 163 en el femenino. La mayoría de jugadores de baloncesto superan con creces estas cifras y si eres alto, muy alto la gente ya te encasilla con uno de ellos. Mucha desconoce cuáles son tus aficiones y quizás el basket no sea una de ellas, y si el automovilismo, por ejemplo, sin embargo te sueltan eso típico de “te podrías dedicar [al baloncesto]”. En el motor es raro ver personas altas compitiendo pero las hay. La parrilla actual de Formula 1 ninguno de los pilotos llegan al metro y noventa. No obstante uno anda cerca. El poleman es el alemán Nico Hülkenberg con sus 1,84 metros, después con 1,80 le siguen varios como el dúo de Red Bull, el sueco Marcus Ericsson y el galo de Haas Romain Grosjean. El más bajo de todos es el ya retirado, por segunda vez, Felipe Massa con sus 166 centímetros.

Entrar en un cockpit siendo tan alto no es fácil y los ingenieros del añorado equipo italiano Minardi lo comprobaron. En 2002 Paul Stoddart tenia la intención de fichar al malogrado piloto británico Justin Wilson pero no cabía en uno de sus monoplazas. Media 1,90 pero tras un buen quebradero de cabeza de los diseñadores la siguiente temporada le hicieron un coche a su medida y fue anunciado como titular. Años más tarde, en 2011, el estadounidense Ken Block se quedó con la miel en los labios de probar un F1. El suministrador de neumáticos de la categoría reina, Pirelli, le preparó un test en el templo de la velocidad de Monza pero lo tuvieron que cancelar. La cabina del Toyota del 2009 con el cual realizaban las pruebas de gomas aquella campaña era pequeña para él. Mide 1,83 metros. Fue diseñada para Jarno Trulli y Timo Glock. El transalpino y el germano se levantan del suelo 1,73 y 1,69 metros, respectivamente.

Otro caso. El jamaicano más veloz del planeta, Usain Bolt, sorprendió a los aficionados del estadio Bislett de Oslo presentándose a bordo de un monoplaza eléctrico durante el evento de la reunión de atletismo de la IAAF Diamond League de 2013, donde competió ganando la prueba del doble hectómetro. Sus 1,95 metros no fueron impedimento para subirse al coche aunque su cuerpo sobresalía más de la cuenta en comparación con los pilotos habituales del Gran Circo que apenas se le ven el casco y poco más.

Las personas que nos acercamos a los dos metros de altura tenemos ciertos problemas a la hora de ponernos tanto al volante de un coche de competición como un deportivo de calle. Como has leído anteriormente, no es habitual ver un piloto de gran estatura a los mandos de un F1. No nos sentimos cómodos en su interior y según tu talla de zapato en un monoplaza la punta de las zapatillas rozan la parte superior del habitáculo y dificulta pisar con firmeza los pedales. Las experiencias de pilotaje son geniales pero tienes que asegurarte bien de que vehículo vas a conducir. Si cabes, si estarás a gusto. Cuestan mucho dinero y no es de recibo estar a disgusto dentro y no disfrutar plenamente mientras ruedas a más de 200 kilómetros por hora. Los descapotables son una buena opción, no tienes el inconveniente de dar con la cabeza en el techo, sin embargo tendrás que agacharte para ver por el parabrisas. Un consejo: aprovecha los salones de automóviles para sentarte, si te dejan, en algunos coches que quieras pilotar en un circuito. Te servirá de ayuda para decidirte mejor. Otro ejemplo es Jeremy Clarkson. Si veías al orangután -como lo llamaba Richard Hammond cariñosamente- cuando presentaba Top Gear te fijarías como iba sentado en según que cacharro. En un Lotus Elise se le veía como una sardina enlatada y en un Nissan GT-R iba algo más holgado.

Como decía Super Ratón, ‘no se vayan todavía aún hay más…’. Tema simuladores. Ferrari tiene unos cuantos en su parque de Port Aventura pero si mides más de 195 mejor no te subas. Al menos desde mi experiencia. Me subí al que tienen en el Museo de Maranello, que es idéntico, y no iba muy confortable. Mido 1,97. Pero la decisión está en tus manos. Cada cuerpo es diferente a pesar de tener la misma altura.

Ser alto tiene ventajas pero querer ponerte en la piel de tus pilotos favoritos convirtiéndote en uno de ellos en un trazado por un día conlleva desventajas, y muchas. Se solventan. Se cuentan con los dedos de una mano pero la incomodidad sigue estando allí. Te duele todo al bajarte. Lo repito. Tu tienes la última palabra. Aceptas a sabiendas que sufrirás un poco o te resignas y te olvidas de deportivos como los Ferraris, Lamborghinis y te pasas a los compactos o berlinas. No será lo mismo pero si son unos buenos sustitutos para gozar de y con la velocidad con satisfacción.

Jonatan Montero → http://www.twitter.com/JoMo_79

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Normas de participación
No necesitas estar registrado para comentar las noticias, pero tu mensaje puede tardar un poco en ser validado.
El tono de tu comentario debe ser respetuoso. No se admitirán insultos, descalificaciones, faltas de respeto, comentarios sexistas o racistas ni contenidos publicitarios. No abuses de mayúsculas o abreviaturas.
El objeto de lo que escribas será comentar la noticia, no de lo que dicen el resto de usuarios. Si no estás de acuerdo, razona porqué crees que se equivocan.
Los administradores podrán eliminar aportaciones que no cumplan estas reglas