Viru+: McLaren F1: el mito, fruto de un aburrimiento, cumple un cuarto de siglo
31 ene 2017  
© McLaren Automotive
© McLaren Automotive

Los aeropuertos están repletos de historias. Se podían llenar páginas de un libro con cada uno de los relatos individuales o colectivos de los pasajeros y sus familiares. Personas viajando solas haciendo tiempo mientras esperan el momento de embarcar paseando por las tiendas de la terminal, amigos compartiendo risas en las cafeterías, hombres trajeados ultimando su reunión con el móvil pegado a la oreja y los más pequeños de la casa jugando entre ellos siendo vigilados muy de cerca por sus padres.

Pasamos muchas horas dentro de las terminales. Un libro, el WhatsApp, escuchar música, escribir en el portátil o simplemente estar en silencio y ver lo que te rodea son algunos métodos de entretenimiento para soportar esos largos minutos de espera para volar o recibir a un ser querido.

En la década de los ochenta y noventa las redes sociales se antojaban un invento de película de ciencia ficción. Poco o nada se podía hacer con los teléfonos móviles de aquella época, a parte de llamar. Así que la gente mataba el tiempo con otras cosas como dibujar. El Gran Premio de Italia de Formula 1 de 1988 era historia. La carrera homenaje a Enzo Ferrari no pudo tener mejor resultado para la firma que fundó Il Commendatore. Berger, seguido por Alboreto, lideró el doblete de la Scuderia en Monza. Fuera del circuito mecánicos, reporteros, pilotos y el resto de la comitiva de la categoría reina se marchaban a sus lugares de origen para descansar y preparar la siguiente cita del calendario que se iba a disputar en Estoril. En la terminal de salida uno de los miembros ilustres de la F1 se aburría mientras esperaba el avión. Cogio un papel e hizo un dibujo de un coche. Ese esbozo se convirtió años más tarde en un mito, su creador Gordon Murray, director técnico por aquel entonces del equipo McLaren.

Hoy en día los reyes de la velocidad en carretera son el Koenigsegg Agera R y el Bugatti Veyron Super Sport. A principios de los 90 el precioso Jaguar XJ220 ocupaba el trono pero no sabía que detrás de las puertas de la sede de la escudería de Woking se estaba gestando su rival.

El diseñador sudafricano necesitó el visto bueno de Ron Dennis para sacar adelante el fruto de su aburrimiento en el aeropuerto italiano. Después de recibirlo se alió con el carrocero Peter Stevens para dar forma a su criatura. El desarrollo del vehículo fue largo. Al contrario que Ferrari, la marca británica no estaba especializada en producir automóviles de calle pero con este dieron el paso que no pudo dar Bruce McLaren a finales de los sesenta con el M6 GT. El neozelandés pretendía fabricar 250 unidades pero solo construyó dos, una de ellas el prototipo inicial que fue usado por el piloto como medio de transporte personal.

McLaren fue el primer equipo de Formula 1 en presentar y correr con un monoplaza con monocasco de fibra de carbono. Fue el MP4/1 de 1981. Pasada una década esa innovación de Murray se trasladó a los productos de carretera gracias al mismo Murray para mantener el peso más bajo posible. Y lo logró. Mientras el XJ220 superaba los 1.400 kilogramos su criatura no llegó a los 1.150. Aunque la fibra de carbono predominaba en la construcción del superdeportivo también se utilizó magnesio y titanio. Para evitar derretir ciertas partes y piezas del compartimento del motor se forraron con láminas de oro. Hablando del propulsor. Fue un quebradero de cabeza para Murray. La escudería inglesa montaba los que les suministraba Honda así que habló con los japoneses para intentar convencerles de que armasen uno de para su coche. No accedieron. Sin embargo el departamento M de BMW aceptó el encargo y se puso manos a la obra. Hizo un V12 atmosférico de 6,1 litros que generaba 635 caballos. Gordon ya tenía todas las piezas del puzzle.

Cuando el McLaren F1 se dio a conocer públicamente en el Sports Club de Mónaco en 1992, días previos a la celebración de la carrera del Principado, no llamaba la atención sus puertas de tijera sino su habitáculo. Era diferente y único al mismo tiempo. Ningún otro vehículo de similares características poseía uno así. El conductor se sentaba en el centro y sus dos pasajeros, tenía capacidad para tres personas, a sus lados posicionados más atrás que él.

La vida comercial del F1, iniciada dos años más tarde de su presentación, fue corta pero suficiente para destronar al XJ220 como rey de la velocidad superando su récord de 350 km/h en más de 36 km/h y ocupando ese privilegiado puesto hasta 2004 cuando el CCR de Koenigsegg marcó 395 km/h. De los cien modelos que salieron de Woking hubieron cuatro versiones distintas. De la normal, sin aderezos, 64; cinco recibieron modificaciones (LM); a dos le crecieron la zaga, conocidos como ‘longtail (cola larga)’ y 28 se usaron exclusivamente para competir (GTR). En la pista triunfaron en las legendarias 24 Horas de Le Mans de 1995 cuando cinco de las siete unidades debutantes que participaron acabaron la prueba, cuatro de ellas en el Top 5 de la clasificación final. Ganó el número 59 pilotado por el francés Yannick Dalmas, el nipón Masanori Sekiya y el finés J. J. Letho.

Personalidades como Jay Leno, Ralph Lauren y el sultán de Brunéi tienen uno o más F1 en su colección privada. En 2015 ‘Mr. Bean’ se deshizo del suyo tras 17 años en su garaje y sufrir dos accidentes. Rowan Atkinson se embolsó cerca de 11 millones de euros.

Mito, icono, leyenda… el McLaren F1 cumple su primer cuarto de siglo siendo aún el superdeportivo con motor atmosférico más veloz del planeta y el más avanzado tecnológicamente de su época. En la actualidad continúa la admiración hacia él y es uno de los grandes automóviles de la historia.

Jonatan Montero → http://www.twitter.com/JoMo_79

Comentarios

  1. Este coche sigue siendo brutal. Y no han pasado los años para él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Normas de participación
No necesitas estar registrado para comentar las noticias, pero tu mensaje puede tardar un poco en ser validado.
El tono de tu comentario debe ser respetuoso. No se admitirán insultos, descalificaciones, faltas de respeto, comentarios sexistas o racistas ni contenidos publicitarios. No abuses de mayúsculas o abreviaturas.
El objeto de lo que escribas será comentar la noticia, no de lo que dicen el resto de usuarios. Si no estás de acuerdo, razona porqué crees que se equivocan.
Los administradores podrán eliminar aportaciones que no cumplan estas reglas