Viru+: Hay pilotos que hacen el coche, y coches que hacen al piloto
6 oct 2016  

Hay quién dice que el piloto hace al coche. Hay claros casos en los que el coche hace al piloto. ¿Cuál es la correcta afirmación? Ambas.

Año 1994. Senna se nos va para siempre. El Campeonato del Mundo de Formula 1 va tomando forma. Un joven Schumcher lidera la tabla con un Benetton. Damon Hill justo por detrás con un nervioso pero rápido Williams acompañado de un inexperto pero raudo David Coulthard. El coche del alemán no es el mejor. Ni lleva el motor más potente. Sin embargo, se lleva la corona a casa. En 1995 pasaría lo mismo: segundo cetro para el de Kerpen si tener el mejor bólido.

Año 2005. Un tímido y parco en palabras Fernando Alonso proclama el «Toma, toma, toma» encima de su Renault si ser, ni de cerca, el mejor auto en pista. Repite en 2006. El mejor equipo en ese momento sigue siendo Ferrari, pero el ovetense se opuso a su coche. Lo mismo que hizo el «Kaiser» once años atrás.

Luego llega la retirada de Honda en 2009: Button y Bruno Senna debían ser sus pilotos. En su lugar: Brawn GP con el inglés y, en lugar del sobrino del tricampeón, aterriza Rubinho. El coche vuela. Es rápido. Inalcanzable. Button jamás ha sido un fuera de serie. Jamás ha sido catalogado como uno de los mejores de la historia. Sin embargo, ganó ese año.
Lo mismo ocurre con Vettel: sin tener ese «además» que tíos como Prost, Schumi, Alonso o Hamilton han tenido, gana cuatro temporadas seguidas. Arrasando. Aplastando al oponente.

He aquí cuatro casos bien distintos y dos tendencias bien opuestas. Los mejores deportistas ganan aun sin tener las mejores herramientas. Sin poseer lo mejor en sus manos. Un Senna, un Prost, un Schumacher, un Alonso o un Hamilton ganarán sin tener la pieza ganadora. Ellos harán que sea la mejor. Harán que la máquina sera la ganadora. Aunque no lo sea

Button en la vida ha sido una estrella. Rápido si. Estrella no. Un efectivo difusor le coronó. Cuando Vettel llegó a Red Bull no era el mejor piloto. Ni lo sigue siendo ahora. Jamás lo será. Nunca va a tener esa estrella que otros si han tenido. Va pasar a la historia por haber ganado gracias a la rapidez de su Formula 1. En este caso, la máquina ha hecho el piloto.

Que un tío gane un Campeonato del Mundo no significa que sea el mejor. Hoy en día, en este deporte, ya no es así, por desgracia.
Punto 1: Renault debe darle las gracias a Fernando Alonso. Benetton debió hacerlo con Schumacher.
Punto 2: Button debe darle las gracias a Brawn y Vettel estar muy agradecido aAdrian Newey y todo el equipo que había detrás de su Red Bull. Fue toda la escuadra quien hizo campeón al piloto del dedo.

Hay máquinas que han hecho Campeón de Mundo al piloto. Y al deportistas que han hecho ganador un coche.

Jonathan Solanes → http://www.twitter.com/jsolanesgarcia

Comentarios

  1. fanático71 dice:

    Estoy de acuerdo, aunque con matices. Senna y Prost dispusieron de un coche dominador, al igual que Schumacher con Ferrari. Desconozco la época del kaiser con Benetton, he oído decir que tenía alguna “trampa” que le otorgó cierta ventaja, y desde luego el williams que empezó el campeonato con Senna no era el mejor…terminó ganando el alemán. En cuanto a Vettel, Ferrari le regaló uno de los títulos, y otro más Raikonen y Grosjean (el loco de la primera curva ¿recuerdan?): si no se hubieran llevado por delante al astur, en el 2012 hubiera conseguido por fin la tercera corona. Y para terminar, Hamilton tiene el mejor coche de la historia de este “deporte”. En resumen, para mí hay un piloto por encima de todos ellos: Alonso. A una vuelta no, pero globalmente es el mejor de todos: nadie frustró tanto a Schumacher ni forzó su retirada como él. Y desde luego, ni Hamilton ni nadie más del panorama actual, aparte del asturiano, está a la altura de Schumacher, Senna o Prost. Bajo mi humilde punto de vista.

  2. David dice:

    Claro, aquí podemos matizar hasta aburrirnos.

    Tengo que discrepar en el sentido que una de las cualidades que debe de tener un piloto, y que no se reconoce, es la de estar en el asiento adecuado en el momento oportuno (esto no es la vulgar “suerte”, esto es “saber hacer”) Alonso, por ejemplo, si, será el mejor… pero desde luego no sabe fichar por quien toca cuando toca. Uno podrá ser un crack en el ámbito que quiera, pero sin la herramienta adecuada es tirar el talento de uno por el WC. Y, se siente, pero esta herramienta hay que conseguirla (Como si eres Indurain, pero si llevas un BH de hierro…)

    A parte, cabe puntualizar que un tal Hakkinen fue tan capaz como Alonso de poner a Schumi contra las cuerdas, hasta “tumbarle” en dos ocasiones, las mismas que el asturiano.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Normas de participación
No necesitas estar registrado para comentar las noticias, pero tu mensaje puede tardar un poco en ser validado.
El tono de tu comentario debe ser respetuoso. No se admitirán insultos, descalificaciones, faltas de respeto, comentarios sexistas o racistas ni contenidos publicitarios. No abuses de mayúsculas o abreviaturas.
El objeto de lo que escribas será comentar la noticia, no de lo que dicen el resto de usuarios. Si no estás de acuerdo, razona porqué crees que se equivocan.
Los administradores podrán eliminar aportaciones que no cumplan estas reglas